Inversiones bursátiles

Inversiones bursátiles

aplicaciones-para-manejar-finanzas-personales-money-home-Budget--800x533

La mayoría de las personas que no nos dedicamos a las finanzas, o que tenemos un conocimiento mínimo de ellas, vemos como algo del otro mundo las inversiones bursátiles, vemos a los inversionistas como personas con mucho dinero en autos lujosos y trajes caros, y a los corredores de bolsa como seres que ven el futuro y que pueden predecir los futuros precios de las acciones. La realidad es un poco distinta, no debes tener millones de dólares en tu cuenta bancaria o ser un gurú que ve el futuro.

Lo primero que tienes que entender es que, el mercado bursátil, como su nombre lo dice, es un mercado, con cientos de empresas alrededor del mundo ofreciendo sus productos: sus acciones. Los precios de las acciones son determinados principalmente por dos factores:

1.- El desempeño de las compañías emisoras. Cuando una empresa obtiene buenas ganancias a lo largo de un trimestre, esto le dice a los inversionistas que el reparto de utilidad que hará será bueno, por lo tanto muchas personas querrán obtener esas acciones y obtener un pedazo del pastel. Es ahí cuando los dueños de las acciones (inversionistas) cotejan cuánto pueden ganar si venden sus acciones en el mercado o se esperan al reparto de utilidades.

2.-La oferta y la demanda que tengan las acciones. Si la demanda de una acción es mucha, el precio de la acción va a incrementar, esto debido a que el volumen de acciones en el mercado disminuye, velo desde este punto, si tu eres el dueño de una acción y sabes que muchos la quieren, vas a pedir un buen precio por ella aunque pueda parecer elevado. Los motivos por los que la oferta y la demanda suban o bajen, son diversos, pero regularmente son ocasionados por especuladores, personas que lo único que haces es comprar y vender acciones.

Aunque muchas personas ganan mucho dinero sólo especulando, también se gana dinero siendo inversionista en una compañía y buscando información en el trading de bolsa. Si tienes un poco de dinero ahorrado y quieres obtener más rendimientos de los que el banco te da por tenerlo guardado, podrías probar alguna de estas dos métodos, ten en mente que tiene un riesgo, y podrías perder dinero si algo sale mal. Sin importar lo que decidas, recuerda la regla de oro “Compra barato, vende caro”.

Sin Comentarios

Deja tu comentario